El Compañía de María perdió sus dos partidos de la primera jornada del Campeonato de España sub 16 femenino, ambos por la mínima y ambos luchando hasta el final

21 mayo 2018
Josep Sellas
El Compañía de María perdió sus dos partidos de la primera jornada del Campeonato de España sub 16 femenino, ambos por la mínima y ambos luchando hasta el final

Luchó hasta los últimos segundos de sus dos partidos y vendió muy cara su piel, pero el Compañía de María arrancó ayer el Campeonato de España sub 16 femenino, que se disputa en el pabellón de Monte Alto coruñés, con dos derrotas: por la mañana por 1-2 contra el Alcobendas y por la tarde, por 2-3 frente al favorito y vigente campeón Mataró. Las coruñesas no tuvieron suerte con el sorteo, ya que le tocó el grupo claramente más fuerte. Pese a todo dieron la cara, dejaron una buena imagen, y remaron contra viento y marea, siempre con el marcador en contra pero sin bajar los brazos en ningún momento. No será suficiente para alcanzar las semifinales. Hoy a las 12.45 horas cerrarán la fase de grupos ante el Hostelcur Gijón y por la tarde iniciarán la lucha por el puesto del quinto al octavo.

Les tocó, además, madrugar porque jugaron el partido con el que se abrió la competición, a las nueve de la mañana. El equipo que dirige Álvaro Rodríguez fue superior al Alcobendas en todo momento, por lo menos en juego, pero no en definición. Las madrileñas aprovecharon dos acciones casi seguidas al término del primer tiempo para tomar ventaja (0-2, de Myriam Romero y Raquel Touriño). A la vuelta de vestuarios el Compañía de María salió tocado, pero reaccionó sobre todo en los últimos diez minutos. Anotó Marta Vilas cuando faltaba poco más de un minuto para la bocina. Un gol que espoleó a las locales para lanzarse a por el empate. Pudo llegar en una última jugada en la que Paula Jiménez fue frenada con una falta. Pero ya no dio tiempo a más.

 
Por la tarde, el órdago era todavía mayor. Las colegiales se enfrentaban al máximo favorito, el Mataró, un equipo que ha ganado los tres últimos Nacionales de la categoría de forma seguida y que este año ya fue campeón de Cataluña. El Compañía de María aguantó el chaparrón con un gran María Hernández en la portería, que salvó los muebles en innumerables ocasiones. Pero la calidad de las amarillas pesó más. En tres zarpazos de Ester Anglás, Marina López y Olga Juanola, se fueron con una ventaja de tres goles al descanso.

Lo que podía haber sido el machazo definitivo para las coruñesas se convirtió en su principal motivación. Se vinieron arriba, buscaron el gol. No tuvieron premio con una falta directa lanzada por María Saenz. Les costó más perforar la portería contraria. De nuevo, la reacción en forma de goles llegó en la recta final. Dos tantos, uno de María Saenz y otro de Mabel Garea, con veinte segundos de diferencia que hicieron entonar el "¡Sí se puede!" a la afición local. Lo intentó el Compañía, hasta el final, pero su gesta se quedó a medias.

El Mataró lidera el grupo con seis puntos ya que por la mañana se había impuesto por 3-2 al Gijón, que a su vez pudo con el Alcobendas por 5-2. En el grupo B toma la delantera del Cerdanyola, que ganó sus dos partidos de ayer, por 7-0 al Raxoi y por 3-0 al Alameda de Osuna. Las madrileñas habían goleado en la sesión matinal al Bierzo (7-0), un equipo que también se llevó la goleada por la tarde del Raxoi compostelano (8-0), candidato a semifinales.

 

 

FUENTE: La Opinión de La Coruña

Esta web emplea cookies. Si continúas navegando entendemos que aceptas nuestra Política de cookies.